Opciones para financiar la compra de una farmacia

por Cañizares Valle
octubre 26, 2020

La compra de una Oficina de Farmacia es un proceso largo y complicado, que supone una inversión muy importante no falta de riesgos.

Uno de los aspectos clave a la hora de abordar este tipo de operaciones será, evidentemente, la capacidad de endeudamiento con la que cuente el comprador, así como la disponibilidad de una adecuada financiación para el mismo, en unas condiciones de financiación óptimas que aseguren la viabilidad futura del negocio de Farmacia.

Préstamo bancario

Sin duda, el método más habitual de obtención de financiación será a través de las entidades bancarias, mediante la obtención de un préstamo con garantía hipotecaria mobiliaria y/o inmobiliaria.

En el primero, garantizamos la devolución del préstamo poniendo como garantía -hipotecando- el negocio de farmacia, mientras que en el segundo, hipotecaremos habitualmente el local de la farmacia -si se adquiere junto con esta-, o bien otros inmuebles de nuestra propiedad o de terceros -hipotecante no deudor-.

Las entidades bancarias han venido concediendo gran protagonismo como garantía en la financiación de la adquisición de oficinas de farmacia a la hipoteca mobiliaria sobre el propio negocio de farmacia – nos estamos refiriendo al fondo de comercio, es decir, los derechos de continuación del negocio o licencia de la oficina de farmacia- pues esta, como establecimiento mercantil, está considerada un bien mueble y por sus especiales características es habitualmente objeto de hipoteca.

El otro tipo de hipoteca, mucho más conocida, es la hipoteca inmobiliaria que, como su nombre indica, se establece sobre bienes inmuebles, generalmente el local de la propia oficina de farmacia, la vivienda del adquirente, u otros.

Si las garantías anteriores no son suficientes para garantizar el préstamo solicitado a la entidad bancaria, se suele recurrir entonces a otros tipos de garantías como el aval -mediante la cual uno se obliga a pagar o cumplir por un tercero, en caso de no hacerlo este-, es decir, el banco se asegura del cumplimiento de la obligación económica a través de una segunda persona a la que exigir la deuda, o como la figura del hipotecante no deudor – aquella persona que hipoteca un bien inmueble de su propiedad para garantizar la deuda que ha contraído un tercero con su acreedor-, entre otras.

No debemos olvidar que para solicitar estos préstamos para la adquisición de una farmacia, el banco va a exigir al comprador una aportación inicial de fondos propios con los que este deberá contar y que suele situarse en torno a un 20% o 30% respecto del total del precio de la farmacia. Bien es cierto que, con una adecuada negociación y aportando garantías suficientes, este porcentaje puede reducirse al mínimo.

Préstamos entre particulares

En muchas ocasiones el comprador no dispone de los suficientes fondos propios para la aportación inicial que el banco exige para obtener un préstamo, por ello es frecuente recurrir a los préstamos personales, normalmente entre padres e hijos, siendo la manera más sencilla de dejarle dinero a alguien sin coste fiscal.

En estos casos, es más que recomendable para evitar problemas con Haciendaformalizarlo por escrito mediante contrato privado, donde se establezcan las condiciones del préstamo: tipo de interés o sin intereses, duración, cuotas, etc. Posteriormente se debe presentar la correspondiente autoliquidación del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (Mod 600) pues, pese a que los préstamos personales están exentos de tributación y, por tanto, no tendrán ningún coste fiscal para las partes, es una operación sujeta y por tanto hay obligación de liquidar el impuesto. Además, interesará hacerlo para que el contrato privado tenga fecha fehaciente frente a Hacienda, conforme establece el art. 1.227 de nuestro Código Civil.

Otros medios de financiación

Por último, existen otros medios que, según el caso concreto, se podrían plantear para obtener la necesaria financiación como son, el préstamo participativo o cuentas en participación, cuya retribución estará condicionada a la evolución de los resultados de la farmacia, de los cuales nos ocuparemos en posteriores artículos.

En Cañizares Valle | Abogados & Consultores llevamos más de 50 años negociando con entidades bancarias para la obtención de unas condiciones de financiación óptimas que aseguren la viabilidad futura de su negocio de Farmacia, así como asesorando a nuestros clientes en las opciones de financiación más convenientes según el caso.